Castilla-La Mancha 22/11/2017

La Mesa de la Caza pide que no se cambie la norma de los Planes cinegéticos ahora
La Dirección General de Politíca Forestal y Espacios Naturales de Castilla-La Mancha ha anunciado que en breve va a ser publicada una instrucción por la que se desarrolla el contenido de los Planes de Ordenación Cinegética, sin trasladar ni siquiera el contenido de dicha instrucción al sector cinegético ni permitir el debate de la misma en los diferentes Consejos de Caza de la región como sería preceptivo.
Es por ello que Atica Guadalajara y todo el colectivo de la Mesa regional en defensa de la Caza, integrada por la Federación de Caza de Castilla-La Mancha, Asaja, Aproca, Atica CLM, Atica Guadalajara, la Federación de Galgos regional y Asiccaza, quieren manifestar su malestar con este anuncio que ha sido comunicado por correo electrónico sin más.

“No nos parece oportuna esa instrucción tanto en la forma como en el tiempo en el que pretenden publicarla ya que una instrucción de esta importancia debería ser explicada y debatida previamente” señalan desde la Mesa regional en defensa de la Caza, al tiempo que advierten que cualquier cambio en la forma de presentación de los planes de ordenación cinegética debe prever un tiempo prudencial para que los profesionales puedan adaptar sus trabajos.

“Hay que darse cuenta que los planes de ordenación cinegética que vencen al finalizar la presente temporada deben estar presentados antes del 31 de diciembre de 2017, por lo que publicar a finales de noviembre un cambio significativo en el contenido de los mismos hace imposible en muchos casos el cumplimiento de esa norma, pues no hay tiempo material en esos 30 días”, explican en su comunicado enviado al Director General de Política Forestal y Espacios Naturales.

Desde la Mesa en Defensa de la Caza de Castilla-La Mancha se pide que no se publique esa norma hasta que previamente no sea sometida a informe en los Consejos Provinciales y en el Consejo Regional de Caza y recuerdan que los Planes de Ordenación Cinegética, deben ser un instrumento de mejora del hábitat, y de gestión integral del territorio, que cuestan mucho dinero, tiempo en conteos, etc a los cazadores y que la celeridad e improvisación irá en detrimento de su utilidad.