Elche 05/12/2017

Cazadores denuncian la instalación de placas con clavos en el coto de Peña de las Águilas
La temporada de caza en Elche no ha llegado este año exenta de polémicas. Al enfrentamiento entre colectivos de cazadores que provocó el hecho de que el Ayuntamiento ilicitano decidiese renovar la concesión de los cotos ubicados en monte público, los de Peña de las Águilas y Ferriol, tras agotarse la anterior, y volver a ingresar un canon, se ha sumado ahora la aparición de unas tablillas que indican zona de reserva y que han sido colocadas directamente con clavos en árboles de Peña de las Águilas, y de las que nadie se hace responsable hasta la fecha.
La normativa vigente es clara en este sentido, y este tipo de señales deben colocarse en zonas autorizadas de los cotos de caza y sin afectar al entorno natural. Por lo que, se entiende, está totalmente prohibido clavar un cartel en los troncos de los pinos directamente con clavos, como los que se pueden ver en Peña de las Águilas.

Desde el Club de Cazadores La Dama de Elche, que es el que se hace cargo desde esta temporada de la gestión del coto de Peña de las Águilas, denuncian esta práctica, y sostienen que las tablillas que ellos han colocado cumplen todos los requisitos marcados por la Conselleria de Medio Ambiente, y con el asesoramiento del guarda forestal de la zona.

El presidente del Club de Cazadores La Dama, José Antonio Martínez, explicó que «las tabillas en los árboles se pueden colocar con alambres, y sin que afecten al tronco», pero nunca directamente con clavos, ya que es una práctica agresiva para los árboles.

Desde distintos colectivos de cazadores de Elche apuntaron a este diario que la renovación de la concesión de los cotos no ha sentado bien a todos los aficionados a esta afición, y puede estar detrás de la aparición de las tablillas de forma irregular, con el fin de crear más enfrentamientos entre aficionados.

En este sentido, se hace un llamamiento a la cordialidad, y a respetar la normas de forma que todos los aficionados puedan seguir practicando la caza, sin que para ello se tenga que atentar contra la flora de los cotos de Elche, como se está viendo tras la aparición de tablillas colocadas en los árboles directamente con clavos, lo que está prohibido por la normativa autonómica.