Córdoba 11/04/2018

La Junta celebra un curso de formación para la lucha contra el veneno en Córdoba
El delegado de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta en Córdoba, Francisco de Paula Algar, ha asistido a la inauguración de la primera edición del curso básico de formación en la lucha contra el veneno en la provincia dirigido a los agentes de Medio Ambiente, agentes del Seprona y agentes de la Policía adscrita a la Comunidad Autónoma de Andalucía.
Algar ha señalado que el curso pretende dar formación básica en la lucha contra el uso ilegal de cebos envenenados y, para ello, se han presentado las líneas de trabajo de la Estrategia Andaluza contra el Veneno.

Además se ha dado a conocer la tipología del veneno, las sustancias tóxicas más empleadas, el protocolo de envío al Centro de Análisis y Diagnóstico de la Fauna Silvestre de Andalucía (CAD), el análisis forense, el protocolo de las inspecciones con la Unidad Canina Especializa, así como el transporte y depósito temporal de muestras, y cumplimentación de actas y formularios, entre otras cuestiones.

El delegado de Medio Ambiente ha recordado que la colocación de cebos envenenados es una práctica que atenta contra la biodiversidad y que el Código Penal lo considera delito.

En este sentido, se ha suspendido el aprovechamiento cinegético en cuatro cotos de caza en la provincia por episodios de envenenamiento, concretamente en los parajes de Barrionuevo (Santaella), en las proximidades del vertedero de El Lobatón, en Albendín y Paredones (Baena). Además, se han abierto diligencias judiciales por el uso indebido de rodenticida en una finca de olivar en el paraje Serranillos, en Lucena.

La Ley de Flora y Fauna Andaluza también prevé la suspensión del aprovechamiento cinegético por el uso de medios prohibidos de caza masivos y no selectivos, como pueden ser los cepos y lazos, prohibidos en la Unión Europea (UE) desde 1994. De hecho, por la aparición de cepos se encuentra suspendido un coto de caza en Castro del Río.

La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio puso en marcha en 2004 la Estrategia Andaluza contra el Veneno (EAV), logrando reducir en un 50 por ciento el número de casos en Andalucía.

Algar ha destacado que "desde 2001 se han detectado 205 casos de envenenamiento en la provincia, con una tendencia a la baja, llegando a disminuirse hasta en seis casos en 2016".

Entre las especies más significativas se encuentra el buitre negro, el alimoche y el milano real, y también se han registrado muertes de pequeños y medianos carnívoros, diversas especies de rapaces diurnas y nocturnas, perros y gatos asilvestrados.

La Estrategia Andaluza de Lucha contra el Veneno es un programa que tiene como objetivo minimizar el impacto potencial del uso ilegal de cebos envenenados. La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio está elaborando una nueva estrategia contra el veneno que contemple nuevas líneas de acción para erradicarlo.

La nueva estrategia prevé incrementar la Unidad Canina Especializada contra el veneno y sus acciones, y potenciar la formación de los agentes de la autoridad en todo lo relacionado, tanto con el uso del veneno, como con las artes ilegales de caza para que tengan capacidad de actuación.

En cuanto a la persecución del delito, se intensificará la vigilancia, la investigación y la coordinación con el Seprona, y se mejorará la interacción con los órganos judiciales. También se instaurará un modelo idéntico de tramitación de expedientes sancionadores y extensión de las medidas cautelares de suspensión de aprovechamientos, y se impulsará la retirada de ayudas europeas a la agricultura y ganadería en las explotaciones afectadas.