Ourense 14/04/2018

Los cazadores dicen «basta xa» 
y defienden su labor en el rural
Los cazadores ourensanos han dicho basta ante una situación que consideran que se está volviendo insostenible en el rural. Según los cálculos de la Federación Galega de Caza en Ourense (FAGC Ourense), más de un millar de las casi 8.000 personas con licencia en la provincia irá mañana a Santiago a concentrarse junto a compañeros de Galicia y reivindicar su derecho a cazar.
"Imos defender a caza, a pesca e o medio rural", ante lo que consideran "ataques cada vez maiores" desde ciertos ámbitos de la sociedad, en especial por parte de algunos colectivos ecologistas y animalistas. "Estamos orgullosos de ser cazadores e estamos fartos de que colectivos minoritarios nos insulten", reza el manifiesto con el que se han comprometido los cazadores federados ourensanos. También el colectivo de Unitega (Unión de Tecores de Galicia) con sede en Laza y que aglutina a una importante parte de los cazadores ourensanos ha mostrado su apoyo ante una concentración que podría ser histórica. "Siempre hemos estado algo callados, pero ha llegado un punto de ataque y hay que unirse", dice Antonio Mota, secretario de Unitega y cazador en la provincia.

"Queremos reivindicar o noso dereito a desenvolver unha actividade que está reglada e queremos que se nos teña en conta para facer un rural sostible", señala Antonio García Reinoso, presidente de la FAGC Ourense. Asegura que defienden la "caza sostible" y no el "cazar por cazar" y recuerda que dinamizan la economía del rural. "En toda Galicia movemos uns 100 millóns de euros", subraya.

Especialmente en Ourense, "onde temos caza maior e menor" y a donde llegan cuadrillas de "todas as provincias" para cazar. "Todos os que veñen xeran consumo e axudan a que o rural non morra", dice García. De hecho, inciden en la labor que realizan en defensa del monte. "Somos parte do rural, a maioría de nós son agricultores e gandeiros, e cando o monte arde vai en prexuízo noso. Colaboramos facendo desbroces nas fincas que usamos", recuerda.

Así, alerta del creciente número de "ameazas e insultos" en sus batidas y recuerda tensos momentos en los últimos años en zonas como Castro Caldelas o Carballiño. "Estamos fartos e dicimos basta xa. A maioría dos cazadores ourensáns ten 70 ou 75 anos e non se lles pode tratar así e empuxalos fóra do seu entorno", afirma.

Conflicto de espacios

Unitega aprobó en su última asamblea en Sarreaus unirse a las protestas. "Esto va más allá. Hay hartazgo respecto a posturas urbanitas que consideran que el rural es un zoológico de fin de semana, y no es así", señala Mota. "Incluso en Ourense, más rural, nos estamos viendo con dificultades para ejercer una actividad que es perfectamente legal", añade. Reconoce que la caza "no va a ser motor económico" pero cree que tiene "otras riquezas" y que ayuda a "aminorar" el abandono del rural.

"En la provincia se está generando un conflicto de espacios, porque nosotros nos atenemos a normas, pero mucha gente que se acerca al rural tienen que entender que no puede ir al monte y hacer lo que les da la gana, mientras nosotros tenemos fuertes restricciones", asegura Mota. Desde su colectivo creen que hay "demasiada educación ambiental y poca educación rural".