Galicia 06/05/2018

La Xunta permitirá cazar jabalíes fuera de temporada aunque no dañen los cultivos
La Consellería de Medio Ambiente e Ordenación do Territorio de la Xunta de Galicia ha anunciado que aprobará batidas de caza de jabalíes fuera de temporada para mermar la población de esa especie y proteger los cultivos agrícolas.
La Xunta adopta esa medida ante la oleada de quejas de los agricultores, que llevan meses denunciando las pérdidas que ocasionan las manadas de jabalíes, especialmente en las plantaciones de maíz, y que reclaman soluciones ante un problema que la caza no logra controlar.

Las asociaciones ecologistas han advertido de que se permitirá la caza en un momento de especial sensibilidad para la especie, que inicia ahora el período de reproducción y cría. La Xunta responde que pretende regular las poblaciones de jabalíes, que se han triplicado en el último decenio. Eso provoca que los animales causen cada vez más daños, justo ahora que también empieza la campaña de siembra del maíz. En los últimos años es habitual que familias enteras de jabalíes se aproximen a los núcleos urbanos y a zonas pobladas buscando alimento o incluso refugio —la oleada de incendios del pasado otoño redujo notablemente su hábitat en las zonas calcinadas—.

La temporada de caza de jabalíes en los terrenos con régimen cinegético común, es decir, la mayoría de los que están regulados en los montes gallegos, empezó el 1 de septiembre del año pasado y debería terminar el próximo 1 de mayo. El Ejecutivo autonómico ha anunciado que hasta el próximo mes de junio autorizará batidas “con fines preventivos en determinadas zonas conflictivas”.

Hasta ahora, el Gobierno autonómico sólo aprobaba cacerías fuera de temporada o en días no autorizados —lunes, martes, miércoles y viernes— como “batidas por daños”, es decir una vez que se denunciara y constatara que los jabalíes habían causado destrozos en una zona productora determinada.

Estas operaciones se mantendrán, y además Medio Ambiente ha anunciado que agilizará el procedimiento para pedirlas sin la necesidad de que figuren en las solicitudes las firmas de todos los agricultores afectados.

A partir de ahora y hasta junio, los cazadores también podrán solicitar autorización para sin necesidad de justificar daños previos en la agricultura. Aunque antes de poder usar las armas tendrán que seguir un procedimiento. Primero, deberán realizar batidas con perros amarrados o capturar a los jabalíes mediante esperas o trampas. En segundo lugar, podrán organizar batidas no armadas con perros amarrados. Una vez seguidos esos pasos, podrán llevar a cabo cacerías convencionales.

El protocolo de Medio Ambiente contempla la posibilidad de saltarse ese procedimiento y organizar batidas con armas si se demuestra que los jabalíes han causado daños importantes en los cultivos de las explotaciones agrarias. La Xunta también ha anunciado que no contabilizará a los animales muertos en el cupo anual de piezas que corresponde a cada Terreno Cinexéticamente Ordenado (Tecor), las unidades mediante las que se regula la caza en Galicia.

El Gobierno gallego adopta la medida tras recibir decenas de denuncias de productores que llevan meses alertando del descontrol de la especie en la comunidad. “El rural gallego está constatando el fracaso total del actual sistema de gestión de las poblaciones de jabalíes, que están alcanzado niveles de plaga en el agro”, asegura la central, que reclama “un nuevo sistema de colaboración de los Tecor y la Administración que permita garantizar la coexistencia de la actividad agraria con la fauna salvaje”. “Actualmente todas las pérdidas son para el productor, en un escenario de aumento de las poblaciones de jabalíes y de los daños en la agricultura y la ganadería que las medidas habituales de caza no logra controlar”, añaden.