Zaragoza 08/05/2018

Retirados cuatro cepos de caza en los Montes de Valdespartera
El pasado jueves, 3 de mayo, en torno a las 14.00, Sara, una vecina de Valdespartera, salió como hace habitualmente a dar una vuelta con sus perros por los montes de la zona. Sin embargo, los sollozos de uno de sus animales que se había alejado del camino le alertaron de que algo iba mal.
“Me acerqué y tenía la pata atrapada dentro de un cepo. La saqué como pude y cerré otro cepo que había abierto con un palo”, recuerda.

Se trataba de un par de cepos bastante oxidados y viejos: “Menos mal que no estaban afilados sino igual habría perdido la pata”. Afortunadamente, al final tan solo tuvo que lamentar la inflamación y las molestias de la cojera. Sin embargo, el susto fue considerable.

La vecina asegura que se trata de una zona por la que habitualmente pasean bastantes personas con sus perros o simplemente para hacer deporte. “Estaban pasando el túnel de la Z-40 que se dirige a la ermita”, asegura.

“Yo vi los cepos de casualidad, uno estaba semienterrado y debió de aparecer por las lluvias, el otro, el que pilló a mi perra, estaba atado a una planta”, relata. En el momento no supo cómo actuar, por lo que realizó dos fotografías y se las envío a varios amigos que suelen salir con sus perros por esta zona.

Fue precisamente una de sus amigas, Jesica Serrano, vecina de Valdefierro, quien subió la publicación en Facebook. A las pocas horas había sido compartida en más de 1.500 ocasiones. “La verdad es que no me esperaba la reacción de la gente, hubo personas que se acercaron a la zona para retirarlos, avisaron a las autoridades, fue una sorpresa y la gente estaba verdaderamente indignada”, añade Serrano.

Gracias al poder de las redes sociales, los hechos llegaron hasta hasta la Unidad de Agentes de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Zaragoza que procedió a la retirada de hasta cuatro cepos. “Recogimos tres cepos el viernes por la mañana gracias a las fotografías que nos hicieron llegar por internet, todos ellos disparados. Por la tarde volvimos a realizar una nueva batida y encontramos uno más, en esta ocasión activo”, explica Alberto Esteban, Jefe de la Unidad de Agentes de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Zaragoza.

El cuarto de ellos se encontraba cosido con un cordel a la propia vaya de la Z40. Se trata de unos modelos de cepo pensados para cazar zorros, pero colocados, presuntamente, para dar caza a los conejos que habitan la zona. “Es un método de caza prohibido, seguramente de alguien que los tenía en casa porque eran bastante antiguos”, relata Esteban, quien recuerda la importancia de poner en sobre aviso a las autoridades en estos casos y, sobre todo, de denunciar los hechos.

“Nosotros hemos seguido paseando por la zona por si dábamos con alguna persona sospechosa, pero es muy importante llamar al 112 en caso de encontrar uno de estos artefactos”, añade.

Alarma entre los vecinos

Por otro lado, la noticia se ha extendido rápidamente entre las asociaciones de vecinos de la zona que han recibido cientos de mensajes de alarma y descontento tras lo ocurrido. Como explica Raúl Chueca, presidente de la asociación de vecinos Arqueros de Arcosur, se trata de una zona muy transitada tanto por ciclistas BTT como por vecinos de la zona que suelen pasear por estos caminos, y gente que sale con sus perros.

“Lo vimos en las redes y nos alarmó bastante, es una zona muy transitada. No sé cuál es la finalidad, sabemos que hay conejos pero no entendemos que una persona pueda colocar algo tan peligroso en un lugar así”, explica. Por su parte, asegura que han enviado un mensaje claro a los vecinos: “Está claro que hay que andar con precaución y, sobre todo, trata de no salir de los caminos. Es una pena tener que andar así”.