Zamora 09/05/2018

El Raso de Villalpando, pendiente de una tasación para subastar la caza
La Mancomunidad del Raso de Villalpando no ha subastado aún el aprovechamiento cinegético de este monte debido a que el Servicio Territorial de Medio Ambiente no ha tasado aún el valor de la caza.
Los gestores de este monte público se consideran damnificados por el funcionamiento de la oficina, que depende de la Junta de Castilla y León: "Llevamos ya un retraso de tres meses, y nos están haciendo perder dinero", explica el presidente de la agrupación de municipios, Miguel Barrero Toral, a la sazón alcalde de Quintanilla del Monte, quien apostilla que ya se ha puesto en contacto más de una vez con dicho departamento para rogarles que no se demoren más en resolver este trámite burocrático.

Barrero lamenta que precisamente este es uno de los mejores años para la caza del corzo, cuya temporada se inició el 1 de abril "se ven muchos ejemplares, y se han puesto en contacto con nosotros varias personas interesadas, pero no hemos podido darles una respuesta", explica.

Los administradores del Raso de Villalpando no son los primeros en expresar su desconcierto por el funcionamiento del Servicio Territorial de Medio Ambiente de Zamora en los últimos meses. En abril desde la Delegación Provincial de Caza se quejaban de que los precintos para la caza del corzo se estaban expidiendo "a cuentagotas", a diferencia de en anteriores temporadas e instaba a la Administración regional a que "se desbloqueara" la situación de este departamento.

La Mancomunidad del Raso de Villalpando reparte los beneficios de los distintos aprovechamientos del monte entre los trece municipios que componen la agrupación, pero reserva una buena parte del dinero para realizar mejoras en el monte. En los últimos días han culminado las obras de mejora de un camino que parte de Villárdiga hacia el monte y continúa hasta la caseta que se utiliza como refugio. Se trata del camino más utilizado del monte, ya que conecta directamente la carretera autonómica CL-612 con el refugio que utilizan con asiduidad los cazadores durante la temporada cinegética.

Otros años se han introducido otras mejoras como abrevaderos para la fauna o la reforma del propio refugio.

Además de la caza, actualmente se está explotando la producción de resina en un sector del pinar de cerca de 10.000 árboles, una actividad que tendrá continuidad en esa zona hasta el 2021, y otros años se han subastado lotes de piñas.