Girona 29/05/2018

Polémica por mostrar como trofeo la piel de un lobo atropellado
La cuarta edición de la feria Girocaça, que se celebró este pasado sábado en Santa Cristina d’Aro (Baix Empordà), ha estado envuelta en polémica. Después de las críticas del PACMA, que se opuso a su celebración, ahora son las entidades de defensa animal, agrupadas bajo la coalición La Veritat de la Cacera, las que han cargado contra el certamen.
En concreto, la plataforma ha dirigido la crítica contra los Agents Rurals, porque en su stand mostraron la piel disecada del lobo que apareció atropellado en Mont-Ras. El animal, un macho adulto, se encontró muerto a finales de febrero el pie de la C-31. Tenía como mínimo 5 años, pesaba 34 kilos y medía 140 centímetros de longitud.

La Veritat de la Cacera critica que los Agents Rurals mostraran la piel disecada en un stand que tenía como lema hacer “sensibilización y educación ambiental”. Para la plataforma, exhibir el lobo estaba totalmente fuera de lugar. “De hecho, nos recuerda más a los trofeos de caza que a otra cosa”, afirma el portavoz de la coalición, Jaume Grau.

Los ecologistas recuerdan que el lobo es una especia protegida por la Directiva Hàbitats de la Unión Europa y que, por tanto, no se puede cazar. “¿Qué hace, pues, en una feria como ésta?”, se pregunta Grau. Y añade: “Nos preocupa, y mucho, que la Generalitat, a través de los Agents Rurals, esté dando la imagen de que el lobo es una especie que se puede y debe cazar cuando aparezca en Catalunya”.

“Es todo el contrario: se están realizando esfuerzos para recuperar su población y para sensibilizar a la ciudadanía, y esta clase de acciones son gravemente contraproducentes”, asegura La Veritat de la Cacera. Por eso, las entidades que se agrupan ya han dirigido una batería de preguntas al director general de los Agents Rurals, Marc Trachsel, pidiéndole explicaciones.

Quieren saber, entre otras cosas, quién ordenó arrancar y disecar la piel (en lugar de destruirla), con qué objetivo, por qué se expuso en Girocaça y cómo se “sensibilizó y educó, en una feria cinegética, con una piel de un animal que no se ha cazado y no se puede cazar”. La Veritat de la Cacera reclama, además, que “no se frivolice” con una especie protegida como es el lobo.

La feria Girocaça se realizó este fin de semana en los alrededores del Espai Ridaura. Se pudieron ver a más de una veintena de razas de perros de cacera. Entre los expositores, había de complementos para la caza (como ropa y calzado), de prensa especializada o de animales cinegéticos (como los conejos). Además de los Agents Rurals, también hubo stands de la Guardia Civil o el ADF. Entre las actividades que se llevaron a cabo hubo tiro con arco, un espacio virtual de tiro, conferencias, exhibiciones de perros y halconería.