Córdoba 30/07/2018

El proyecto Life del Lobo recibe el apoyo del 80% de la población de Sierra Morena
Más de un 80% de la población residente en el área de la Sierra Morena cordobesa y jiennense muestra una elevada disposición a colaborar en las actividades integradas en el Proyecto Life El Lobo en Andalucía: cambiando actitudes.
Además, un 56% de los vecinos de las localidades más cercanas al hábitat de este animal manifiesta su total acuerdo con la existencia de planes de conservación del mismo, un porcentaje que se eleva hasta el 69,9% en las capitales cordobesa y jiennense, más sensibles a su significación cultural y valor cinegético. Estas son algunas de las conclusiones extraídas del Informe que la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha realizado entre la población del área de la Sierra Morena cordobesa y jiennense, además de en las respectivas capitales provinciales para conocer las opiniones, actitudes y creencias acerca del lobo ibérico y sobre la importancia y modo de implementación de sus políticas de conservación.

Según la Junta, los resultados obtenidos "permiten afirmar también que existe en ambas áreas un amplio consenso en una actitud positiva hacia el lobo, entendiendo como tales aquellas en las que los individuos mostraban su acuerdo con la preservación de la especie y con la limitación de todos aquellos comportamientos que pudieran ponerla en peligro (más del 70% se muestra totalmente en desacuerdo con la extinción del lobo)". Con ello, según esta encuesta, "la existencia de posturas reticentes hacia el lobo y a la puesta en marcha de medidas de conservación son muy minoritarias, situándose en torno al 13,7%, y se concentran en las localidades próximas al hábitat de la especie, indicándose que es sobre ese sustrato de población sobre el que se debe incidir en labores de concienciación".

Sin embargo, los resultados de esta encuesta contrastan con el hecho de que varios municipios cordobeses, el último de ellos fue el de Fuente Obejuna, se hayan posicionado en contra del programa de sensibilización sobre el lobo ibérico en Sierra Morena. Estas localidades, como la de Villanueva del Rey, han aprobado en Pleno una moción en contra de este proyecto a través de un moción que presentó Asaja. En estas iniciativas, la organización agraria argumenta que la actividad económica de esta zona rural se basa fundamentalmente en la actividad ganadera y cinegética y "la presencia del lobo es incompatible con esas actividades económicas que son las que generan riqueza, empleo y mantiene la población en esos pueblos".

El estudio recoge también que otro 80% de los encuestados considera que deben ser los expertos y biólogos los que organicen y lideren las actuaciones para la conservación del lobo, con la colaboración de la administración pública. En torno al 75% creen que debería tener "bastante" o "mucha" influencia, mientras que de los habitantes de los territorios con presencia del lobo un 72,6% considera muy relevante que se les consulte su opinión, estimándose un mayor peso en la toma de decisiones del sector ganadero que del colectivo de cazadores.

El informe también refleja la percepción general de que la presencia del lobo se está reduciendo en Sierra Morena en los últimos años -un 70% de los encuestados así lo considera- y destaca también la utilidad del lobo como especie natural que ha de protegerse por el mero hecho de serlo -el 63,9% en las capitales así lo cree-, resaltando su labor para eliminar las piezas de caza enfermas (contribuyendo a evitar epidemias) y su interés cultural y científico.

Según los responsables de este estudio, tanto los cazadores los como ganaderos entrevistados reconocen "las bondades naturales y culturales de la especie, y no son muy destacadas las opiniones que consideran sus intereses frontalmente en conflicto con la supervivencia del lobo, pero sí que desconfían en mayor medida que el resto de los planes de conservación y reintroducción". En cuanto al sector turístico, los datos muestran que percibe la potencialidad del lobo para atraer visitantes y su importancia como recurso cultural.

Frente a sólo un 19,2% de individuos en los municipios de Sierra Morena que considera que no debe llevarse a cabo ningún tipo de actuación en pos de la conservación del lobo, el resto de las acciones son mayoritariamente apoyadas en las dos áreas de estudio. En las ciudades, las dos más mencionadas son la concienciación (de la que se es menos partidario en los municipios) y las ayudas a ganaderos. Por su parte, en las localidades de Sierra Morena, parece optarse en mayor medida por la creación de zonas protegidas y, de nuevo, por el apoyo económico a ganaderos.

El análisis sociodemográfico de la muestra permite observar por ejemplo cómo las mujeres sostienen una actitud ligeramente más positiva hacia el lobo que el hombre, mientras que son los más jóvenes quienes se muestran más proclives a las políticas de conservación y sensibles al valor de la especie. Se puede deducir que el perfil más receptivo hacia el lobo y su conservación sería el de un hombre residente en la ciudad, menor de 35 años y con estudios secundarios o universitarios.

Para la recogida de información se realizó una encuesta telefónica mediante sistema CATI, a un total de 391 individuos de la población residente en el área de la Sierra Morena cordobesa y jienense además de en las respectivas capitales provinciales, entre los días 6 y 28 de noviembre de 2017. En concreto, se efectuó un diseño muestral representativo por cuotas de edad, sexo y municipio, y una selección aleatoria de los participantes.