Asturias 18/08/2018

El Principado reconoce que el ‘problema’ de los jabalíes sigue, pese a los controles
El viceconsejero de Medio Ambiente del Principado, Benigno Fernández Fano, reconoció ayer que la presencia habitual de jabalíes en el casco urbano de Oviedo supone un ‘problema’ que no se ha conseguido atajar con los controles poblacionales que se han llevado a cabo en los últimos años.
Ante las críticas de los vecinos de las calles y barrios de la ciudad en los que se han avistado últimamente suidos, y que reclaman actuaciones más contundentes por parte de la Administración autonómica para erradicarlos, el "número dos" del consejero Fernando Lastra aseguró que "no hay novedades", si bien apuntó que se siguen haciendo "aguardos regulares" para reducir la población de jabalíes en el entorno de la capital de Asturias.

Según fuentes de la Administración, la presencia de jabalíes en numerosos puntos de la ciudad está relacionada con las reservas de caza de su entorno.

Después de que varios vecinos de San Lázaro dieran la voz de alarma por el temor a los jabalíes que todas las noches se avistan en el barrio, otro suido fue visto a medianoche del miércoles saliendo del parque Purificación Tomás en dirección al Hospital Monte Naranco. Según los residentes, no es la primera vez que se ve a estos animales en esa zona de Oviedo.

A la vista de la "invasión" de jabalíes en la capital, el Gobierno regional tomó cartas en el asunto hace ya un par de años, incrementando la presión contra la especie en la zona de seguridad de Oviedo, un perímetro en el que está prohibida la caza deportiva. Las batidas permitieron acabar entonces con 132 ejemplares, 76 de ellos en ese área de seguridad. Los 56 restantes fueron ahuyentados con perros hacia los cotos colindantes, donde fueron derribados a tiros por cazadores.

Aunque los jabalíes han sido vistos en casi todos los barrios de Oviedo, las últimas alertas vecinales se concentran en San Lázaro. Los residentes se quejan de que los animales destrozan en sus correrías nocturnas numerosas zonas verdes y jardines. Los suidos han descendido por la carretera de La Bolgachina y han llegado hasta la entrada del Parque de Invierno, según relatan vecinos que se han encontrado con ellos en plena noche. Parece ser que van en grupos de varios ejemplares. Aunque, de momento, no hay constancia de ningún incidente, la presidenta de la Asociación de Vecinos de San Lázaro, Cuqui Ormazábal, apunta que en la zona hay temor a que se produzca un ataque de los jabalíes a las personas. Por ello, reclama más celo a la hora de controlar las poblaciones de la especie que hay en Oviedo.